Reflexología Clínica

En cada pie hay 7.200 terminaciones nerviosas, lo que quizá explique por qué nos sentimos mucho mejor cuando nos tratan los pies. Las terminaciones nerviosas de los pies tienen extensas interconexiones a través de la médula espinal y el cerebro con todo el cuerpo, lo que los convierte en un instrumento ideal para liberar la tensión y potenciar la buena salud.

La sesión de Reflexología Clínica, consiste en masajear firmemente las plantas de los pies. Usa los dedos para aplicar presiones específicas en los puntos reflejos y lograr así numerosos beneficios terapéuticos. Habitualmente, al terminar la sesión, las personas expresan bienestar y aumento de la energía. Es importante destacar que la reflexología clínica es una magnífica terapia utilizada de forma preventiva, cuando la persona está sana, o como técnica complementaria, cuando la enfermedad todavía está en un estado incipiente. Se recomienda especialmente en el caso de padecer enfermedades o trastornos propios del tipo de vida actual que afectan a nuestro sistema nervioso, como por ejemplo: depresión, ansiedad, irritabilidad, colon irritable, insomnio, bruxismo, parálisis facial transitoria.

El reflexólogo trabaja cada punto reflejo desencadenando una liberación de estrés, así como, la desaparición de la tensión presente en la zona correspondiente del cuerpo. Como consecuencia, mejora la circulación y el suministro sanguíneo. Tiene un valioso efecto equilibrador sobre cada glándula, órgano y región del cuerpo. También normaliza el flujo sanguíneo linfático hacia diversas zonas del cuerpo, activando la oxigenación de los tejidos y la eliminación de los desechos.

Abrir chat
¿Quieres reservar una hora?